Un impasse de silencio

Quiero agradecer la compañía de tantos de vosotros que he sentido cerca durante estos años. Eso lo primero.
Y para quien quiera estar un ratito más conmigo, que lea lo que sigue:

Desde que me fracturé la espalda, pronto hará ocho años, no he parado de escribir habitualmente, casi cada dia. Movida por una necesidad.
Yo crecí en un mundo de silencios, silencios que aplastaban la palabra, que enterraban los sentimientos, que mataban la libertad de expresión. Y por suerte, aquellos silencios empecé a romperlos cuando descubrí que en la escritura, entre letras y palabras, podía ser lo que nunca me atreví a decir.

Y gracias a la escritura he sido pez, he sido letra, he sido rana, alguna vez murciélago, muchas veces hombre, otras niña, a veces casada, alguna embarazada, otras madre, otras marido; he hablado por boca de mujeres maltratadas, de niños náufragos que mueren en las orillas de un mar muerto por la indiferencia, he querido defender los sentimientos, la generosidad de entregarse en frases que acercan, también he sido hiriente, critica, altiva e insolente; he sido abogado, he sido Wonderliana, he sido Cadena de Ser, he sido microbibliotecaria, de lunes o de viernes, (muchos ya sabréis a qué me refiero), y os aseguro que, en cada uno de mis personajes de ficción que inventé, nunca dejé de ser yo misma. Ese es el afán que persigo.

Pero en la vida hay cambios, y ahora estoy en la fase de uno de ellos. Si antes necesitaba expresar y lo hice escribiendo, seguramente para evadirme, ahora preciso callar, y es lo que voy a hacer.
Y me queda la cosa más importante para deciros, pero… eso ya será en la próxima ocasión.



Enlace a Facebook



Comentarios

  1. Cuando el cuerpo pide silencio, hay que dárselo.
    Un beso muy grande, Anna.

    ResponderEliminar
  2. Si decides dejar de escribir no tienes por qué llamarlo silencio, salvo que… ¿Piensas dejar de pensar?
    No creo.
    Esperaré tu continuación…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejejeje Miguel Ángel, nunca se deja de pensar, pero el silencio es la otra cara de la palabra y la palabra es la que voy a dejar en reserva.
      Tengo muchos cambios alrededor, otras actividades y menos tiempo para la escritura. Muchas cosas que decir si me quedan, pero ya será en otra ocasión. Entraré en tu blog , como siempre, y siempre te voy a tener presente, amigo. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario