Derechos y obligaciones


Relato seleccionado en el Concurso de Microrrelatos de Abogados del mes de Octubre. Publicado en la web de Abogacía Española.
Si queréis emitir un voto a favor podeis entrar en dicha Web de Abogacía AQUÍ.
Solo se precisa estar registrado.



Por ser del género femenino para un misógino autoritario en mi fracturada familia, tuve que hacer frente, sola, como hija cuidadora, a todas las necesidades.
Bien es verdad que ello no me representó ningún problema, sino al contrario, me reconfortaba tener la oportunidad de demostrar el cariño y el agradecimiento hacia el ser que me había dado la vida. Hasta su fallecimiento.

Después, intentar conciliar las diferencias en los temas de herencia, me hubiera sido muy difícil de no ser por la mediación de mi abogada. Mi interlocutora para salvar la barrera de la incomunicación. Fue el escudo tras el que protegerme del despotismo familiar a la hora de repartir los bienes.
Defendió dentro de la estricta legalidad lo establecido en un testamento. Todo se repartió a partes iguales. Bueno, todo, menos las obligaciones, que para eso ya no había remedio.


Palabras obligadas a incluir: género, iguales, conciliar, barrera, oportunidad
Foto de internet.

Comentarios

  1. Buen relato, Anna, te deseo toda la suerte.
    ¡Ummm! este relato me suena de algo, bueno, tal vez sea coincidencia.Tu ya sabes a qué me refiero, ánimo. Y ahora mismo me paso por la web para votarte, te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi Prades. jejejeje Ahora te tendría que contestar que a mi solo me "suenan" los pañuelos... Cualquier parecido con la realidad será pura coincidencia. Tú también lo sabes, amigo. Besos

      Eliminar
  2. Suele pasar, huyen de las obligaciones pero allí están para recibir lo que les corresponde de herencia. Si tuvieran conciencia ese peso les acompañaría toda su vida, sería lo justo, pero no la tienen, por eso actúan de esa manera.
    Buen relato que tendrá suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gandhi dijo: "El mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos, pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos" Allá ellos.Gracias mi querida Xana

      Eliminar
  3. Marta Ll ha dicho:jueves, octubre 05, 2017

    Porque sera Q cuanto mas despotas mas intetesados???? Las obligaciones pesan los bienes No...
    La conciencia de haber hecho las cosas bien y haber cuidado de un ser querido esa es la mejor herencia a la vez Q se duerme en la mejor almohada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marta, pero esa gente para mi, es tan desgraciada, que al final se hundirá en su propias miserias.
      Gracias

      Eliminar
  4. Enhorabuena. Cuánta razón contiene este relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Javier. Cuanta razón y por desgracia, cuánta verdad. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. ASM ha dicho:
    Los derechos tienen siempre la puerta abierta por parte de todos. Cuando hablamos de obligaciones ya es otra cosa. Benditas y bien halladas esas personas que, bajo el epígrafe de “cuidador principal”, condicionan buena parte de su vida a devolver lo mucho que les dieron, con una labor agradecida que no puede pagarse con nada.
    Palabras que salen del corazón, mensajes redactados con eficacia por alguien que sabe de lo que habla. Una historia posible sobre la abnegación y la generosidad, con un título acertado, que bien pudiera haber sido también: “Conciencia tranquila”.
    Ya sabes que me encanta leerte. Este relato, en concreto, llega de una forma especial.
    Un abrazo grande, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira ASM, si me gusta escribir es porque en cada texto puedo ser el personaje que en un momento dado me apetece ser, cuando no una mujer joven, o un asesino en serie, una caracola o un libro viejo, a veces desbordando humor, otras melancolía, otras pasión…es lo que tiene la ficción.Y hay textos en los que no quisiera ser el personaje protagonista, en los matices de tristeza, de dolor, de ausencias, de indiferencias, y en este relato, la cuidadora tiene mucho de mi o yo mucho de ella.
      Te agradezco de corazón este comentario. Un abrazo para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares