Nuestra última canción

Hoy hace cuatro meses.
No te olvido

Era muy consciente de la gravedad de mi madre.
Supe que era el final. Aquella tarde me quedé sola con ella unos instantes, y... la atmosfera se volvió mágica.
A mi madre siempre le gustó que le cantara, de hecho cada semana lo hacía, no solo a ella, sino a todas las compañeras de residencia. Ella me pedía canciones concretas: Amores, de Mari Trini, Paraules d'amor, La Guitarra, y otras tantas de Serrat; le cantaba rancheras, canciones infantiles...
Era una terapia para ellos y para mi, una satisfacción.
Me quedé sola con ella.
Muy postrada, sin abrir los ojos, sin responder a nada, me acerqué a su cara, le arreglé el cabello, (llevar el pelo bien era su pasión), la acaricié y me puse a cantar.
No dí crédito a su reacción. Sonrió. Era evidente que me oía. Canté emocionada, susurrandole al oido.
Le pregunté si le gustaba,  y con voz imperceptible me respondió que sí. Le pregunté si quería que le cantara en catalán o en castellano,  y me contestó rotunda: ¡castellano!
Instantes de magia. Un regalo.
Puse el móvil a grabar y la tengo cantando conmigo. Inmortalizada, tanto en el video como en mi corazón. Aquellas fueron sus últimas palabras, sus últimos gestos, su última respuesta de estar viva.
Aquella tarde me despedí.
Lo que hubo necesitado en los últimos años, duros, difíciles, tristes, con dedicación exclusiva, se lo dí. En vida, como se demuestran las cosas.
Murió al dia siguiente.
Siento paz.
Allí donde estés, sigue cuidando de mi. 
Gracias, mamá.

NUESTRA ÚLTIMA CANCIÓN

Cada dia navego mar adentro. El vaivén de mi barca acuna el desconsuelo de tu ausencia. A las aguas les susurro las mismas palabras hechas canción, que dediqué a tus oídos en las horas previas a tu adiós. Aquel canto de amor fue un regalo mutuo que nos dimos, que no voy a olvidar. Único e irrepetible. El hilo tenue de tu voz que armonizó con la mía, hecha llanto, para quedarse por siempre en mi alma que es dónde te llevo.
Yo sé mamá que es una atrevida quimera querer que me escuches, pero a quién le voy a cantar sino al mar, al cielo, al aire, que es donde tú estás.







Os dejo mi enlace a Facebook:

Comentarios

  1. Mi querida Anna, he sentido emoción al ver el video. Puedes estar contenta con todo lo que hiciste por ella, el sentir paz, y paz interior, es la mayor recompensa. Estoy a tu lado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi, ya lo se, todo sigue y llevo conmigo su recuerdo. Besos.

      Eliminar
  2. Es tan bonito y llega tanto!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que a través de la palabra, y hoy, de la imagen me acerque a ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares