dilluns, 6 de febrer de 2017

De ideas nazis

Ella se le cruzó por el camino. Fuerte, dominante y embebida por el mismo germen de malicia.
Pero ha conseguido doblegar la furia del déspota... Tal para cual.





Se puso de cubrecama una esvástica roja. La cruz gamada de los antiguos arios destinados a dominar el mundo. Al parecer, esta era su pretensión.
Me obligaba a entrar en su habitación con el brazo derecho levantado y gritar: ¡Heil Hitler! de lo contrario con su habitual fuerza bruta me lo retorcía.
En su armario, junto a los agujeros en la madera de los dardos, todavía siguen pintados aquellos símbolos reaccionarios que él adoraba.Verlos me causan tanto pavor como recordar el trato que recibí.

Un dia, por suerte,  trasladó su malicia a otra casa.
Celebré más que nadie su boda.

De la seccion HECHOS DE DESHECHO

4 comentaris:

  1. Como dice un refrán: "Tanta alegría lleve como paz deja".
    Un abrazo, Anna

    ResponElimina
    Respostes
    1. Un refran muy apropiado poara esta situación. Que paz al irse, no lo sabes bien. Gracias amigo Ángel.

      Elimina
  2. Inpactante, Anna. Me ocurre que solo ver esritas la palabra svástica o nazi, me coge un pavor
    indescriptible. Saludos con cariño.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mi tambien me dan pavor por lo que representan. Imaginate convivir con alguien de estas ideas. Petons y gracias, amiga

      Elimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *