dijous, 15 de setembre de 2016

Una flaire d'amor especial. Un olor de amor especial

"El mundo es un lugar extraño, (... ). Siempre el mismo, pero siempre una sorpresa."  Anthony Bruno

Tras unos días de descanso reanudo mi actividad compartida de andadura y tiempo con vosotros. Traigo algo muy especial, si, especial para mí, intenso y extraordinario.
No todos los días puedo escuchar declamar unos ¿versos? a un rapsoda casi centuria, que ha perdido la memoria varias veces y de nuevo, en sus archivos mentales,  reencuentra una carpeta con un texto en su lengua materna que me recita.
Ella es mi madre, y nunca, antes de ahora,  le había escuchado recitar nada, y probablemente no queden muchas ocasiones en adelante para que se repita una sorpresa como esta.
Es un regalo estar a su lado y por la importancia que se merece, os acerco este audio con su débil hilo de voz, por si tenéis curiosidad y lo queréis oír.

En el siguiente enlace:  LA FLAIRE DE L'AMOR recitado por Aurora Ricart


La flaire de l'amor

Si pregunte què és amor
a algú que no entengui gaire
digues-li que és un mal aire
que s' inflama dins el cor.
Que din al cor hi fa niu
com també hi fa flamarada,
fuig l'amor i el foc s'apaga,
pero ve una ventarada,
i xiu
i com que xiu
torna a haver flamarada...
El olor del amor

Si pregunta qué es amor
a alguien que no entienda mucho
dile que es un mal aire
que se inflama dentro del corazón.
Que dentro del corazón hace nido
como también hace llamarada,
huye el amor y el fuego se apaga,
pero viene una ventada,
y revive
y cómo revive
vuelve a haber llamarada...

Aurora Ricart Septiembre 2016


dijous, 1 de setembre de 2016

Secretos de una noche veneciana


Mientras saboreaba unas fritole di carnevale se me acercó una mujer. Entablamos conversación. Sin quitarnos las máscaras, bailamos. La música y el alcohol, en nuestros cuerpos jóvenes, encendieron la pasión y nos retiramos a un privado. Ella me impuso una condición: que no desvelara su identidad. Con el deseo contenido, cumplí mi palabra de honor, y nunca vi su cara. Me quedé dormido y al despertar, había desaparecido.
La suavidad de su piel, el perfume de su pelo y sus ojos azules enmarcados por la linde del antifaz, quedaron tatuados en mi memoria.
Cada año por Carnaval, mi mujer y yo viajamos a Venecia. Recorremos el Gran Canal, paseamos por Rialto, y disfrutamos fascinados de la gran fiesta de disfraces del Palacio Ducal.
Ella nunca me comenta nada, pero tampoco sabe que yo lo sé.



Basado en un hecho real.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *