divendres, 20 de maig de 2016

Las dudas de Elena

Se oye el susurro de las aves con sus trinos que invitan a levantarse. Entre las rendijas asoman las primeras luces del amanecer. Julia despierta. Estira su cuerpo para salir del ensueño en que la noche lo ha envuelto. Hace un tiempo que se instaló en la casa rural de sus abuelos y le espera un día de ajetreo. Los quehaceres del campo no saben de perezas ni demoras.
Abre el portillo con cuidado para no despertar a Elena.

La aurora aparece pintada de nítidos colores. Siente el aire puro en su cara. Respira hondo. Se acerca al rincón del tilo entramado de recuerdos. Bajo la buganvilla de flores lilas revolotea una mariposa amarilla, mientras oye el murmullo del agua que llena el bebedero. Saborea un café. Se sienta a escribir, a puño y letra, como antaño. No quiere esperar más. Si se adentra en el mundo de los silencios, las palabras no dichas se convertirán en dudas. Recuerda la conversación que las dos mantuvieron la noche anterior, y quiere empezar a disipar aquellas que le planteó Elena. Tiene miedo a perderla.
Con la emoción de la escritura pierde la noción del tiempo. Siente el roce de unas manos en su espalda. Es Elena. Le acaricia el pelo. Se sienta a su lado. Se miran. Crean un mundo en esa mirada.
Se dan cuenta que hace tiempo que no desayunaban bajo la buganvilla. Elena coge las anotaciones y empieza a leer en alto:


"Cuando se tiña el cielo de acuarelas doradas
y el sol se pierda en el horizonte
regalando los últimos destellos,
trazaré sombras sobre el pozo de mis desvelos.
Cuando la tarde caiga y enrojezca el cielo,
te voy a hacer sentir un sueño,
donde la caricia mas pequeña,
va a ser inmensa y profunda
como el mundo entero.
Y te voy a..."

Julia le interrumpe con un beso. Se enciende el deseo de recuperar el tiempo perdido. La mañana se inunda de luz.
Hoy, los quehaceres del campo sí que van a saber de perezas y demoras.



Relato presentado en Zenda#amanecer para el concurso de relatos.


 http://www.zendalibros.com/amanecer/

dimarts, 17 de maig de 2016

Un mundo de silencios



Andamos ensimismados
en nuestros pensamientos.
Sumidos en preocupaciones.
Pasamos de cerca
pero pasamos de largo.
Dicen que el silencio
separa más que la distancia.
Y en vidas paralelas
seguimos siendo
supervivientes
sin apenas conocernos.

Quisiera acortar distancias,
disturbar silencios,
proponer sonrisas,
saludar al viento,
mirar a los ojos
y hablar,
comunicarme
en dialogo abierto,
nombrar a cada cosa
por su nombre
y proponer,
en este mundo frío,
que la palabra
llegue a los corazones.
Eso es todo
lo que quiero darte.

Escribir sin saber,
no me importa,
pero sí que tú me entiendas.

dissabte, 14 de maig de 2016

Hacia el punto de partida

Desde el altozano divisaré mi envejecida casa de pueblo de tejas rojizas y poros colmatados, con el musgo creciendo en el trabazón mirando al norte. 
La iglesia en silencio. 
La escuela reverberando ecos de mi voz recitando la tabla del nueve. La empedrada calle principal empinada hacia la plaza de la fuente chafariz, como decía mi padre, de dos caños, donde nos refrescábamos sentados en el poyete de mármol. El balcón de nuestra alcoba, donde junto a Elena, sobre un colchón de lana tejimos sueños sin saber que escapar a la ciudad nos sería una trampa.
Ya no hay cartero, ni cura que oficie misas, ni bar para jugar al tute, ni mercado, ni baratillo, ni feria, ni rebaños, no hay maestro, ni médico, ni alcalde, pero si una tierra silente, junto a restos de piedra derrumbada, como una trinchera ya sin enemigo, donde descanso junto a mis ancestros. Los únicos que cuando nos fuimos se quedaron en este camposanto.


dijous, 12 de maig de 2016

Haru video


En este video he querido representar la intensidad y la fuerza con la que HARU entró en nuestra vida...para quedarse.

"Suficiente es suficiente" (Flavia Company)

dimarts, 10 de maig de 2016

El sonido del cascabel

El asesino depositó el cadáver en la entrada de las cocinas del buque. Sabía que con en el cambio de guardia encontrarían el cuerpo.
De madrugada sonó la alarma.
A petición del inspector, el capitán instaló en cubierta un puesto de control para organizar las entrevistas. El cónsul Sinhambre acusó al chef del secuestro de su esposa, alegando que, desde el inicio de la travesía, ella solo quería estar con él para gozar de sus pucheros.
Holmes, inspeccionaba el cadáver. No presentaba signos de violencia pero rezumaba espuma por la boca. Como causa de la muerte se inclinó por el envenenamiento, pero, al descubrir dos marcas de mordedura bajo los senos de la mujer, las relacionó con en el tintineo de víbora, que escuchó en el camarote del cónsul la noche que le invito a cenar. El caso dio un giro.
— Cuestión de observación, querido Watson.

Presentado en el Concurso de Microrrelatos del Museu Maritim de Barcelona
Frase obligada: con el cambio de guardia encontrarían el cuerpo

Publicado en el libro del evento por el Museum Maritimo de Barcelona en pagina 25 con seudónimo: Aurora boreal. En este enlace aquí




dissabte, 7 de maig de 2016

Misterios del amor


MISTERIS DE L’ AMOR

De joven soñaba con vivir un idilio apasionado, como de película. Tuve unos cuantos novios candidatos a ser futuro marido pero la relación con cada uno de ellos finalizaba a las puertas de la boda.
Un día se me cruzó una mirada.
Diferente.
Más adelante pusieron entre mis manos un corazón.
Especial.
Seguí aquel plan a ciegas con mi mente confundida y mi sentimiento atrapado en el mundo que tanto soñé.
Vivía un idilio apasionado, como de película.
Me casé.
¡Ah! Se llama Greta. Es divina.



dijous, 5 de maig de 2016

En la decadència de la nit. En el declive de la noche

Caminava per l'entramat de carrers de la ciutat, quan vaig entrar, com cada nit, a la sala Tristor. Un bar tronat amb auditori, impregnat d'olor a ranci i a humitat.
Vaig asseure en el meu racó, fosc com el vessant obac de la muntanya.
Tu, vella glòria embolicada en melangia, vas treure el cap.
En passar per al meu costat, vas deixar el rastre mel·liflu del perfum que t'havia regalat.
Mentre pujaves a l'escenari em vas mirar.
En retirar l'arnat cortinatge de vellut vermell un focus de llum vertical et va ferir d'ombres. Vas començar a cantar al compàs d’una esgavellada pianola que devorava la teva veu. En acabar, va ressonar un únic aplaudiment, el meu.
Vàrem beure plegats fins a l’alba.

Subsistim en aquest entorn. Enrere queden els temps de persecució, d’ultratge i prohibició de la nostra joventut. Llavors, no ens deixaven expressar-nos amb la nostra pròpia llengua ni amb els nostres sentiments, ara, que tu tens el rostre freturós d’expressió, estimada pantomima i jo també, som lliures. El nostre país ens fa lliures.
Quan et treus l’atapeïda perruca, les pestanyes postisses i el maquillatge, emmalalteixo de tendresa. És l’instant en què desitjaria que fos opaca la meva mirada.


EN LA DECADENCIA DE LA NOCHE

Caminaba por el entramado de calles de la ciudad, cuando entré, como cada noche, en sala Tristeza. Un bar cutre, con auditorio, impregnado de olor a rancio y a humedad.
Me senté en mi rincón, oscuro como la vertiente umbría de la montaña.
Tú, vieja gloria envuelta en melancolía, te asomaste.
Al pasar por mi lado, dejaste el rastro acaramelado del perfume que te había regalado. Mientras subías al escenario me miraste.
Al retirar el apolillado cortinaje de terciopelo rojo, un foco de luz vertical te hirió de sombras. Empezaste a cantar al compás de una desbarajustada pianola que devoraba tu voz. Al acabar, resonó un único aplauso, el mío.
Bebimos juntos hasta el amanecer.
Subsistimos en este entorno.

Atrás quedan los tiempos de persecución, de ultraje y prohibición de nuestra juventud. Entonces, no nos dejaban expresarnos con nuestra propia lengua, ni con nuestros sentimientos, ahora que tú tienes el rostro carente de expresión, mi querida pantomima, y yo también, somos libres. Nuestro país nos hace libres.
Cuando te retiras la apelmazada peluca, las pestañas postizas y el maquillaje, enfermo de ternura.
Es el instante en que desearía que fuera opaca mi mirada.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *