dilluns, 28 de setembre de 2015

Engaños por un tubo






El puñetero ojo de la cerradura es el mirador por donde todo lo veo. Desde retozar a mi padre con la del tanga rojo mientras mi madre está en clases de cocina, hasta ver a mi madre que mientras mi padre trabaja en su despacho, el chef le pone el punto de sal a su pilpil.


dissabte, 26 de setembre de 2015

Una forma de recordar



Cuando estudiaba anatomía me aprendí muchos temas con asociaciones mentales. Lo que se llaman reglas mnemotécnicas. Ellas me ayudaron a aumentar mi capacidad de retención. Quedaron tan grabadas en mi memoria que aún después de pasar los años, todavía las recuerdo. Por ejemplo, si digo: 2 RA SU CO EX CO ME CU PO A PRE PAL MA ME CUA FLE CO, ni más ni menos, que estoy citando músculos del antebrazo, que son: 2º radial, supinador corto, extensor común del meñique, cubital posterior, ancóneo, pronador redondo, palmar menor, cuadrado y flexor común.
En el examen me salió esta pregunta y aprobé con matricula.
Es lo mismo que, para recordar lo mala persona que fuiste conmigo, solo he de memorizar las siglas de mi impresora H P.

dimarts, 22 de setembre de 2015

Anécdotas del currelo

De pequeña, jugando con mis primos, tiré una piedra que fue a impactar a la chola de Farruco, un niño de raza caló, con tan mala bajandí que le abrí una brecha. La familia del gitano, al completo, se presentó en mi casa con el niño sangrando. Menuda bronca me llevé. Hoy en día tengo amistad con él y soy su doctora de cabecera. Entiendo muy bien el deje y las expresiones del hablar gitano incluso he incorporado en mi vocabulario palabras suyas, aunque su ingenuidad muchas veces me supera. Farruco vino a la consulta porque sentía chungos los gitanales — los genitales, le rectifiqué — pero cuando lo entendí, le di la razón, y es que de verdad los tiene morenos y de pelo rizado como sus churumbeles.


Nueva versión reducida del Plagio del chiste de los gitanos.

dissabte, 19 de setembre de 2015

El equivoco


EL EQUIVOCO

Me tienes amedrentado y me tratas como si fuera un hombre zascandil. No me hace ni pizca de gracia. Te quejas por todo: que si soy vago, que si te doy trabajo, que como ama de casa no tienes remuneración, que vivo del cuento, que mi sueldo es una mamandurria. Me estás creando mala fama. Malpiensas que navego en la lujuria, en la vagancia o en el enredo. Solo te he pedido que me pasaras el po-to-rro y no me he referido a lo que tú te imaginas, es que este estofado, querida mía, no puede estar mas soso.


Microrrelato finalista esta semana en el Concurso de Wonderland. El ganador ha sido el relato "Simpatía" de Luis San José Lopez.
Comparto cartel de finalistas con los relatos "Dos playas" de Lola Sanabria y "Bricolaje" de Javier Ximens.
Podéis disfrutar de su lectura en este enlace a Wonderland desde dónde también podéis escuchar el audio de la sección de la Escuela de escitores.

Al calor de otras brasas

Relato presentado en el Concurso de Microrrelatos de Abogados del mes de septiembre. Las palabras obligadas son: jugar, peritar, refugio, fugaz, ahorro

Óleo de Mamen Sanchez Buendia  http://www.unapinturaldia.com/

Ella me gustó desde el primer instante en que la vi.
Me solicitó los informes periciales del incendio de su vivienda para determinar las responsabilidades en el siniestro.
Finalizada la investigación directa, realizando trabajos de campo, pude peritar y emitir un informe técnico objetivo. Se resolvió la sentencia con la culpabilidad evidente de su ex marido.
Durante el proceso fui su refugio. Lo que parecía ser una relación fugaz, se convirtió en estable.
El primer día que la invité a comer, la llevé a un sofisticado restaurante. No tuve éxito. El plato que escogió se llamaba: “vermillón de rouge éclatante”. En una palangana de loza blanca navegaba una gota de tomate que parecía jugar con una hoja de albahaca. Creí morir al ver su cara.
Ahora, conozco mejor sus gustos. Mirando al mar soñamos y sentados en el malecón del puerto comemos sardinas a la brasa, que además son un ahorro.

dijous, 17 de setembre de 2015

Mis 63 años

Comprender que hoy me me he puesto gorda de satisfacción, bueno no, gorda lo estoy desde hace tiempo, es mi ego el que ha sentido un subidón.
Quiero agradecer a este amigable Facebook su chivatazo. Nos recuerda los eventos de nuestros amigos y colabora para sentirnos más cercanos.
Mi deseo es, como dijo no se quién: "más que dar años a la vida dar vida a los años" y con vuestras felicitaciones hoy habéis contribuido a ello.
Y para que mi ego no decaiga os dejo este video:

dilluns, 14 de setembre de 2015

Orgullosa. El cortejo

Inspirado el texto en una foto propuesta. Mi participación, correspondiente al mes de agosto, en el concurso del Calendario Microcuentista es con los siguientes microrrelatos:









ORGULLOSA
Mi macho se está peleando por mi.



EL CORTEJO

En celo paso por tu lado. Me presientes. 

El rosal me protege mientras te espero para que una quimera se haga realidad. 
Te observo. 
Con tus mejores galas intimidas a otros machos y cuando del duelo salgas vencedor, vendrás a copular.



diumenge, 13 de setembre de 2015

Reacciones inteligentes

Tras una meditada decisión, harta del vocerío que salía por boca del cenutrio de mi hermano cada vez que nos reuníamos, me liberé de trapisondas familiares. Con la perspectiva de la distancia la visión se me ha vuelto nítida.
Observo que mi cuñada, que ya tiene bastante con aguantar al gurrumino de su marido, ha demostrado un astuto interés en quitarse de encima a su suegra. Al menos esta actitud no es tan hipócrita, como llamarla cada día para explicarle milongas y no milongas sentimentales como las de Gardel, sino milongas envenenadas.
Yo, mientras observo en la distancia, desbrozo el camino por donde tengo que pasar quitando de en medio a gente tan tóxica.

De la sección HECHOS DE DESECHO, que son las verdades que no oculto

dijous, 10 de setembre de 2015

Desde mi ventana



Llueve con intensidad y el cielo ruge provocando.
El naranjo y el níspero que presiden el jardín mitigan su sed.
No revolotean los mirlos, dueños del espacio,recogidos en sus nidos.
Siento no ver la buganvilla trepando por el muro, ni el jazmín, ni las adelfas, ni la palmera.
Ellos son, como los recuerdos, cosas del pasado.
Reclamo tu presencia.
Vida natural desde mi ventana, y me acompaña, pero siguen su ciclo vital
indiferentes a mi, sin embargo tú, eres lo más vivo de mi propia vida.

dilluns, 7 de setembre de 2015

Desde el 39







Al abrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas que enterró con él: un fusil Máuser, una pistola Astra, una bayoneta Mosin-Nagant o la carabina Destroyer.
No precisamente las armas de un safari.

En conserva



Al abrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas cuando su mujer le pidió que cogiera gambas y calamar para el sofrito de la paella y en su lugar le llevó croquetas y habas Baby.
Le llamó inútil.
Ernesto se metió en el congelador para conservar las ideas que le quedaban.

Nada que recordar




Al abrir el contenedor se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas odiosas de Elena. Se sintió reconfortado. Hacía años que tiraba los residuos de su soledad y los despojos de su divorcio. Lastre. Hoy por fin, la última bolsa negra.



Es fan tantes pallassades


dijous, 3 de setembre de 2015

A ti pequeño Aylan


Me duele ver el mar en el que tú reposas, padre mío,
porque tus cenizas plúmbeas aún me hieren el alma,
y no te olvido.
Y me duele ver el mar en el que tú has muerto, niño mío.
 La imagen de tu pequeño cuerpo inerte ha de azotar la calma
para que no haya más olvido.



dimarts, 1 de setembre de 2015

Futuro incierto. Ausencias. Maldito callejón

Mi participación correspondiente al mes de Julio en el concurso del Calendario Microcuentista 
inspirado el texto a una foto propuesta, ha sido con los siguientes microrrelatos:





FUTURO INCIERTO

Desde el primer momento intuí que me acompañaría tu sombra indefinida.

AUSENCIAS

Al caer la tarde, en la cuesta de adoquines, el sol se esconde a mi espalda y me regala mi sombra gigante. Tú desapareces de mi lado, como por las noches cuando me acuesto con mamá porque dejas vacío el lado derecho de su cama.

MALDITO CALLEJÓN

No olvido cuando de la mano me llevabas hacia la oscuridad. Mi piel y mis pies se llenaron de estigmas en aquel duro empedrado de espanto. Luché por no convertirme en una ramera presa de lascivias.
Le debo a mi rebeldía, el ser la sombra feliz de una niña que huyó.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *