diumenge, 29 de setembre de 2013

Mi risa


Si mi risa fuera en un instante quien arrancara un atisbo de tu dolor.
Reiría para ti.
Si mi risa fuera en un instante quien robara un pensamiento de tu tristeza.
Reiría para ti.
Si mi risa fuera en un instante quien aliviara el peso de tu vital angustia.
Reiría para ti.
El tiempo ¿qué es?
Un instante tras otro en el que es mejor reir.

Alguien dijo que la risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.

dijous, 26 de setembre de 2013

Trasplante

En el III concurso de microrrelatos ACEN (Asociación Cultural de Escritores Noveles)
Este microrrelato TRASPLANTE  ha sido seleccionado para aparecer en el libro solidario pues los  beneficios de la venta del libro irán destinados a AFA (Asociación de Familiares de personas con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias de Castellón)
“Bocados sabrosos III"
Octubre 2013
Dedicado a mi amigo Teo que falleció en Barcelona a los 56 años, tras no superar un trasplante.




Traspasó el umbral de aquella puerta que se abría a la esperanza, en el preciso instante en que el destino se llevó a otro, el del recambio. La pieza adquirida en el generoso mercado de la muerte falló y quedó la esperanza atrapada en el intento. Entró prisionero de la incertidumbre y salió con la única certeza del ser.






dilluns, 23 de setembre de 2013

Detalles de la naturaleza

Rama solitaria
de tronco centenario
que mudas otoños,
dormitas inviernos,
y resurges de nuevo
ensayando escenario
de luz y color.
Cuando todo parece
que muere en silencio
y se esconde la vida,
tramas por dentro
estrategias sabidas
para hacer el milagro
de brotar con amor.


Foto de internet

Un nuevo otoño

Empieza otoño. Arrebato de belleza en la paleta de colores que nuestra retina captará cuando empiecen a resurgir los pigmentos ocres, naranjas, amarillos, lilas, rojos, cubriendo nuestros campos. Ritual de hojas caducas tapizarán el suelo sensibles a un soplo de viento.
Preámbulo del invierno con sus lluvias y primeros fríos. Los días se acortarán y la luz será menos intensa.
La inteligente naturaleza capta y sabe que ha de ir mudando.

Dicen que decrece también la energía. Que el ser humano sensible a esta renovación externa, se altera internamente. Puede que sientas cambios de humor, problemas de concentración, cambios en el ritmo de sueño. Puede que languidezca tu ánimo.
El conjunto de estos síntomas, en términos de psicología, se llama (TAE), Trastorno Afectivo Estacional o depresión otoñal. Pero esto es tema aparte que, como patología, tendría que ser tratado.
En lo cotidiano, no hay dejarse llevar por el decaimiento de ánimo por la tristeza o la melancolía, por sentir mayor susceptibilidad.
Quiero pensar que de la misma manera que cambiaremos de horario, de ropa, de alimentación, viviremos una época de renovación, de planificación, de iniciar nuevos proyectos, de trabajar internamente. Aunque sea un topicazo decir "al mal tiempo buena cara", pues eso, a ser fuertes y positivos en este otoño que renace.

Foto en Bilbao de Anna Jorba Ricart

dimecres, 18 de setembre de 2013

Cuando el texto habla. Mención en Wonderland

Microrrelato finalista  en el programa Wonderland de Radio 4 con Rosa Gil
del 17 de septiembre de 2013
junto con "Musa" de Nicolas Jarque Alegre y "Seducción" de Rafa Olivares.
Relato ganador "Deshaucio" de Sara Lew
Puedes escuchar la mención aquí
y el programa completo aquí



Cada semana ensayo pensamientos desafiando al folio en blanco. Cuando fallo como una escopeta de feria que no atina el tiro en la diana, me suicido precipitándome a la papelera. Vuelvo a empezar. A cubrir de nuevo las hojas vacías con frases que procuro sean acertadas. Tras el trabajo me relajo. Me quedo dormido. Me despierto cuando la luz me ilumina y veo los ojos que me recorren repasándome de arriba abajo. Otras veces me disfrazo de braille para que me acaricien. Me gusta exhibirme cuando me leen. En sus miradas y con su tacto adquiero mi verdadera dimensión.



Foto de la red

dimarts, 17 de setembre de 2013

Son 61

Me acompañan Mercedes Sosa y Pablo Milanés en
AÑOS




Vuestras felicitaciones me han hecho muy feliz
y os digo con música:

dissabte, 14 de setembre de 2013

Ni siquiera sé tu nombre

Nunca he sabido tu verdadero nombre. Has estado enmascarado tras un avatar de diseño. Una incógnita que no me importó porque detrás estaban tus cuidadas palabras. Precisas e inteligentes, casi aduladoras. Siempre respeté ese punto, considerando que formaba parte de un gesto prudente, que te preocupaba cuidar tu intimidad, que eras celoso de tus recónditas fisuras, que respondía a un no querer exhibir ni un ápice tu verdadera personalidad.
Yo te entendía.

Tú, como muchos, me consta que no te has sentido cómodo en un escaparate, ni tan siquiera enseñando poco genero. Te divierten más las vitrinas de los demás.
¡Pobre cuitado! ¿Acaso no sabes que serán los otros los que se encargarán de desvelar tus confidencias? Si. Aquello confesado con franqueza lo verás repetido tarde o temprano en boca de otros. Cierto que a veces por inconsciencia, otras por ingratitud y la mayoría por desquite.
Esas son las bajas pasiones humanas a flor de piel.
Y hete aquí que sé muchas cosas de ti, al margen de las que tú has manifestado públicamente o en ocasiones, a mi. Y de tantas cosas que sé, aunque parezca mentira, aún no sé como te llamas.
En algún momento de mi vida, me oculté también detrás de un nik, por la necesidad de creer que me sentiría más libre para expresar.
¡Ya ves!, igual que tú. En el fondo no somos tan diferentes, pero al final tú cambiaste de bando y desapareciste.Yo he cambiado, pero de casa, y aquí sigo. Con mi cara, mi nombre y mi libertad para expresar lo que quiera y necesite.
Hemos tirado tierra de por medio a base de silencio e indiferencia.
Tu avatar lo sigo viendo cuando clicas en algún “me gusta” de esa red social en la que entras, comentando artículos de tus amistades.
A mi los silencios no me preocupan, voy y vengo entre ellos cuando aparezco y desaparezco.Me siento cómoda. Los comprendo y si me ajusto a la idea de Shakespeare, hasta te diría que me atraen, porque me hacen menos esclava.
La indiferencia si duele. De ti y de cualquiera.
El libro de la Apocalipsis dice: “porque eres tibio, ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Toda una sentencia que hoy me ha venido a la memoria. ¿Porqué será?
Después de años de conocerte ¿qué me ha de importar un trato de tan poca trasparencia?
 si ni siquiera sé tu nombre.

Me hubiera gustado que la historia hubiera sido otra.
                                         Pero entonces no sería mi historia, sería otra historia (para escuchar)


dissabte, 7 de setembre de 2013

No volver



Quise recordar tu sonrisa radiante que alumbraba tu rostro y tu mirada de amante, calando mi corazón que latía enamorado.

Quise oír tu voz melodiosa susurrando caricias con palabras complacientes, rozando mi alma con tu galanteo coqueto.

Quise abrirme de nuevo para ti en ese punto en el que perder el sentido era gozar hasta fundir de placer tu insinuación.

Quise pasear buscando en la arena de tu playa la huella de tus brazos en la noches de luna reflejada en nuestro mar de vida.

Quise retener desde lo alto de la torre de aquel reloj de pueblo, como cigüeña celosa de su nido, el tiempo que juntos vivimos.

Hasta que ella, la de sin retorno, me robara para siempre tu sonrisa,
    tu mirada,
        tu voz,
            el placer,
                 nuestra huella
                     y el tiempo.
                        Aquello y más... que tanto quise.
                                Me quedaron tantas cosas por decirte.



Foto campanario de Arroyomolinos de Leon. Huelva, de anna jorba ricart

dimecres, 4 de setembre de 2013

Un hombre maduro del país con piel pálida ligando con un joven extranjero de piel bronceada.





Era una espléndida mañana de agosto. Desayunábamos frente al mar en la terraza principal del hotel. Nos deslumbraba agradablemente el reflejo del sol sobre las aguas cuyo compás iba acorde al saxo de Fausto Papetti que sonaba de fondo.
En la mesa de enfrente un hombre joven de piel bronceada disfrutaba de un repleto plato de comida. Se le acercó un hombre maduro, de piel pálida, camisa desabrochada enseñando pecho y barriga cervecera, portando un café con hielo y un cigarro encendido. El olor a tabaco fue precisamente lo que hizo que me fijara en él.
No pude evitar escuchar la conversación que inició con elevado tono de voz.
A mi, gustar mucho este pueblo porque es liberal y abierto, como un local de mi ciudad, en el centro de Zaragoza, un pub llamado “PK2”
_ ¿Entiendes? pe-ca-dos. Allí todo el que entra puede hacer sexo y pecar, sobre todo pecar.

Siguiendo su monólogo, contó que había venido acompañado de una mujer joven de origen cubano con la que compartía techo. Terriblemente celosa, de la que estaba harto; que le controlaba hasta las llamadas de teléfono y a la que había dejado desayunando sola en el comedor del hotel.
Tiempo atrás, explicaba sus cosas a las mujeres y le había traído problemas y había aprendido a callar y a seguir haciendo lo que le diera la gana ¡jejejejeje!; que a las mujeres no había quien las entendiera y que Fina, su amante y secretaría, le había advertido que mienten más que hablan; que la próxima mujer o tal vez hombre con el que intimara, _aquí un guiño cómplice, se lo buscaría con nivel intelectual elevado, porque los celos eran de mentes incultas.
_Muy buena temperatura en España. Mucho sol. Hoy va a hacer buen día. Yo nunca fallar en las previsiones del tiempo. Pronosticar el clima es mi fuerte. Por aquí dicen que si te pican los testículos es que va a llover y a mi, hoy, no me pican. Y a ti _¿te pican los testiculos?_ ¡jajajajaja!, los huevos ¿te pican?
Cualquiera que quisiera imaginar los gestos que acompañaban estas palabras, vería un ordinario espectáculo que daba un garrulo hombre maduro del país de piel pálida y camisa desabrochada enseñando pecho y barriga cervecera.

Pidió el teléfono del hombre para quedar con él para comer, pero se encontró por respuesta que eran las últimas horas de su estancia en España y regresaba esa misma mañana a Rusia.
Se despidió, mirando el reloj y poniendo las manos en la cabeza y alegando el mal humor con el que encontraría a la joven cubana celosa.

Un espectáculo de palabrería de un ridículo mil hombres que se creía un picha brava con mente de chorlito.

Aquella tarde, se levantó mucho aire, el cielo se puso negro y empezó a llover a mares y tuve un ataque de risa tonta cuando imaginé al estúpido hombre maduro del país, que había intentado ligar sin éxito con un joven ruso gay, acompañado de una joven cubana celosa con la que compartía techo, rascándose desaforadamente los testículos en la habitación del hotel de un precioso pueblo de la costa del Mediterráneo... ¡jajajajajaja!








Fotos de anna jorba ricart
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dime lo que quieras

Nom

Correu electrònic *

Missatge *